La uva, el fruto de la vid.

La vid es una de las pocas plantas, que su cultivo coincide con las fases anuales del calendario, culminando con la vendimia y renovándose al final del año para volver otra vez a la vida en el comienzo del año siguiente, el ciclo de vida de la vid es anual, tiende a tener una vida de producción de uva de bastantes años, dependiendo de la variedad y otros factores, se pueden llegar alcanzar cepas centenarias, aunque con un nivel de rendimiento más bajo y con cualidades distintas, normalmente la eficacia y el buen rendimiento suelen estar alrededor de los 50 años, aún así la uva seguirá siendo de calidad, solo varía la producción y el rendimiento de la vid.

La vid

Su fruto, la uva, tiene su origen en oriente próximo y que se ha ido extendiendo por todo el Mediterráneo y zonas del planeta más o menos cálidas, ya que necesitan ciertos factores climatológicos para su correcto desarrollo. La vid y su frut, la uva tiene una gran variedad de hermanos y hermanas, pero en términos generales existen la uva tinta y la uva banca, y dentro de estas una infinidad de tipos de uvas distintos. Entre las que podemos destacar la uva Moscatel, que es consumida de forma directa y cruda y que también se utiliza para elaborar vinos dulces, como la variedad Corintino la uva utilizada para la elaboración de pasas o la uva Tempranillo que es la más utilizada en España para la elaboración de vinos tintos. La uva tiene propiedades antioxidantes y que multitudes de estudios demuestran que es beneficiosa para la salud, la vid siempre ha sido una planta alabada y adorada por Reyes y Dioses.